Inku Atelier_Ana García


Una ocasión muy especial se acerca. Una boda u otro evento extraordinario. ¿Y si lo mejor no era buscar el vestido si no crearlo junto con una gran profesional? Una experiencia formidable, un recuerdo bonito, un vestido muy tuyo a un precio que te sorprendería. Ana García tiene más de 30 años de oficio modelando y realizando vestidos de novia. En 2017, abre su propio atelier para recibir a esas mujeres que están en búsqueda de un vestido (o un conjunto) personalizado para celebraciones especiales.

Conocimos a Ana hace unos años. ¡Ella realizó mi vestido de novia! Partiendo de una idea que trabajamos con una amiga mía, supo crear un vestido del que estuve muy orgullosa, lo sentía muy mío. Cuando supe que abría su tienda, no pude resistir hacer un reportaje para dar a conocer su trabajo.

En nuestro vídeo, te llevamos a conocer a Ana, su historia, su atelier-botiga del Eixample, Inku, y su visión de cómo debe ser el vestido perfecto.

Una carrera dedicada al vestido

Ana García, creadora de Inku Atelier

Una pasión infantil puede ser el origen de una carrera profesional. Ha sido el caso para Ana García, modista y creadora del atelier Inku. “Mi historia empieza cuando tenía más o menos 12 años. Desde muy pequeña, siempre me ha gustado hacer cosas con mis manos, empezando con las muñecas. No sólo les hacía ropa, pero también muebles, camas… ¡hasta el papel higiénico! Siempre me ha gustado poner detalle a todas las cosas.” Durante su adolescencia, Ana realiza bañadores o shorts para las amigas y aprovecha las vacaciones para hacer cursos de corte y confección. Una combinación de autoaprendizaje y formación que le lleva a elegir la carrera de diseño de modas a los 18 años. Por la mañana cursa esa carrera y por la tardes, se apunta a clases de alta costura, donde aprende todo el proceso de confección desde el diseño.

Ana vive entonces en Perú, donde hay mucha cultura de costura. Cuando acaba sus estudios, monta un taller en casa donde hace ropa a medida y le funciona bien. Pero desde siempre, su sueño es venir a Europa, donde la moda y la alta costura tienen este brillo y estas oportunidades únicas. Al mes de llegar a Barcelona, encuentra un trabajo en una tienda de ropa de fiesta a medida en la calle Balmes, donde aprende muchísimo. “La ropa de fiesta y novias siempre me había gustado, porque tiene el trabajo artesano y manual de hacerse sobre medida, de los bordados… al contrario, en general, de la moda urbana.”

Ana García - costura

En 2007, Ana consigue un trabajo de patronista en el departamento de diseño de la famosa empresa Pronovias. Se trabajaba entonces 100% manual. A los pocos años, las patronistas reciben una formación de patronaje por ordenador: “¡Fue un descubrimiento brutal!”, recuerda Ana. “Yo era muy reacia porque me gusta todo el tema artesano, me declaro obsesa de ello. ¡Pero me dí cuenta que no deja de ser una herramienta! No dejas de hacer la parte manual. Hacías el patronaje por ordenador, pero las pruebas las haces tú, tienes tu maniquí, cortas la tela, vas modelando… Y es lo que me gusta. Por ejemplo, si haces un drapeado, es más difícil hacerlo sólo en papel. Tienes que hacerlo con el género, porque cada género reacciona diferente.”

Ana García - Pronovias

Ana mirando fotos de un desfile con Pronovias

Cuando una piensa en una compañía tan grande como Pronovias, de producción a gran escala, cuesta imaginarse un trabajo artesano. “Yo trabajaba para la rama “Atelier” de Pronovias, los vestidos Haute Couture de la marca,” nos explica Ana. “Solo hacía el prototipo y de allí pasaba a producción, donde hacían el escalado por tallas. A pesar de que fuera para producción, no dejaba de ser muy artesano.”

Después de 9 años en Pronovias, con la experiencia acumulada y la confianza consolidada, Ana siente que ha llegado el momento para abrir su propio atelier.

Artesanía a medida

Taller Inku Atelier

En abril 2017, Ana inaugura Inku, su tienda-taller de vestidos de novias y fiesta. “En Perú tuve mi pequeña marca de lencería y siempre había dicho que quería volver a hacer algo mío. No es una idea de dos días”, aclara Ana. Cuando se va de Pronovias, está un año sin trabajar pero ideando el proyecto de hacer una pequeña colección de vestidos de novia.

“Aunque mi trabajo era bastante artesanal en Pronovias, llevaba muchos años con desenfreno el tema de producción, por temporadas, y era un poco agotador y agobiante. La idea de Inku Atelier no es de cambiar de colección por estaciones. Tengo una serie de 6 o 7 vestidos que sirven de inspiración para las mujeres que vienen. Quiero crear con paz y tranquilidad. Soy una persona que necesita disfrutar lo que hace y este desenfreno no te hace disfrutar. Me cansé de producir por producir, de esta vorágine de crear para vender y siempre sacar algo nuevo”.

Galería de fotos – clica para verlas en grande

Inku es una palabra quechua que significa “nudo de una tela”. “Mis orígenes son de Perú y aunque yo no hablo quechua porque no soy de la región donde se habla, quise reflejar parte de mis orígenes. Esa palabra me llamó la atención porque me gusta trabajar los nudos en mis creaciones y también porque el nudo se relaciona con la construcción detallada de una cosa más grande.”

Detalle vestido nudo - Inku Atelier

Vestidos con alma

Es difícil definir el “estilo” de Inku, ya que siendo vestidos a medida, mezclan los gustos de la clienta y de Ana, para llegar a este vestido único. “Pero podemos decir que busco hacer vestidos que tengan alma. No es un vestido de producción. Le presto mucha atención al detalle, a la elección de telas, de los bordados, y que le quede perfecto a la persona”, reflexiona Ana.

Etiqueta Inku Atelier

Pasa lo mismo con sus vestidos de fiesta, pero con una particularidad: “Me gusta mucho el color y utilizar tejidos especiales, de otros lugares del mundo. Tengo tela de Jordania, de África… Estamos acostumbrados ir a comprar ropa pensando que “da igual de donde es el tejido”. Y yo quiero que “no dé igual” de donde es, quiero que importe.” En un par de ocasiones, ha trabajado con chicas peruanas que le hicieron bordados al estilo peruano – muy colorido y florido, incluso para el top de un vestido de novia.

Galería de fotos – clica para verlas en grande

En su pequeña colección de novias, hay un conjunto con pantalón. “En las marcas clásicas, no se ofrece, pero sí que es una tendencia existente. Cuando hice un top una vez, pensé que con falda no pegaría bien. Como miro muchas fuentes de inspiración, ya no sé de dónde ha nacido. Suele gustar, pero no es fácil venderlo, está percibido como muy atrevido, quizá.”

Las fuentes de inspiración de Ana son muy variadas, pero usa principalmente Pinterest, Instagram y la revista Hola de Pret-à-porter y de Alta costura. “¡Con eso, tengo más que suficiente! Yo no me inspiro con la moda de novia, me inspiro con ropa de fiesta de color o ropa urbana, que me da ideas de cortes, etc.” Dentro del taller, como todas las creadoras de moda, Ana tiene su panel de inspiración, con tiras de revistas, bocetos y trozos de tela.

Galería de fotos – clica para verlas en grande

En cuanto a las telas y los demás materiales (botones, hilos…), Ana los compra en Barcelona, en tiendas mayoristas o minoristas – como Ribes y Casals – según lo que necesita.

Un proceso de creación mano a mano

¿Cómo funciona la creación de un vestido en Inku Atelier? Todo empieza con una cita, varios meses antes del evento, donde la persona explica lo que le gusta, lo que quiere y no quiere, sus ideas. Durante este encuentro, Ana dibuja 3 o 4 bocetos hasta encontrar el ideal. “Es interesante trabajar así porque la clienta me puede decir: ‘esta falda me gusta y este detalle de este otro vestido también’ y podemos hacer una combinación.” También se buscan los tipos de telas que se usarán. Por eso Ana los tiene en el taller, para que la persona vea los géneros y los pueda tocar. Finalmente, Ana toma las medidas y conciertan fecha para una primera prueba.

Prueba vestido glasilla

Prueba con vestido de glasilla

Ana dibuja los patrones a mano y cose una versión del vestido en glasilla, que es una tela de forro, para la primera prueba. “Es para tener una idea de si las medidas van bien. Así voy conociendo el cuerpo, cómo reacciona el patrón, para corregirlo, etc”, nos explica Ana. Luego hay una segunda prueba con el vestido medio hecho, en el género elegido. “No me gusta acabar el vestido a la primera, prefiero verlo poco a poco y poder corregir y mejorarlo. Suelo hacer 2 o 3 pruebas. Vamos adaptando y terminando hasta el vestido final.”

Galería de fotos – clica para verlas en grande

La fabricación local

En Barcelona Fabrica, queremos dar a conocer los creadores y fabricantes locales, porque creemos que comprando local, estamos teniendo un impacto mucho más positivo sobre el medioambiente, la economía y nuestra sociedad. Ana es una de estas hacedoras que lucha para existir y vivir de su oficio localmente. No es fácil y no es la única en este mercado de novias: “Hay muchísima competencia en estos últimos años. Ya había pero han abierto más talleres. Es interesante porque es un negocio que se empieza a mover de otra manera. Creo que vamos a tener que trabajar mucho para destacar y permanecer. Como en todo, es resistir, buscar el cómo y por dónde.”

Discutimos con Ana sobre la fabricación textil y sus costes, no sólo económicos, pero medioambientales, sociales, éticos… Como profesional de la moda, es un tema de reflexión constante para ella. Nos cuenta una anécdota: “Un día fui a Mango y ví una americana que costaba 30 o 40€. A mi me dolía, porque pensaba: ¿Cuánto le han pagado a la persona que lo ha hecho? Además, me da respeto la confección de una americana, porque sé que no es fácil. Entonces piensas: ¿Cuál es el equilibrio? Intento hacer este trabajo de conciencia, porque no me voy a aislar ni de un lado, ni del otro. Lo que intento es que si tengo que comprar en estas tiendas, lo haré porque necesito, no me voy a ir a comprar por comprar. Y es lo que intento transmitir a mis hijos: encontrar el equilibrio. Por otra parte, yo me puedo hacer las cosas, pero porque soy yo, y lo sé hacer. Pienso en las personas que no tienen esa posibilidad y tienen que ir a comprar sí o sí allí, por necesidad y por un tema de precio… me cuesta juzgarlas.”

Inku Atelier - zapatos y revistas

A pesar del éxito creciente del “fast fashion” (este proceso de los minoristas de la moda que trasladan las propuestas de las grandes casas de diseño desde las pasarelas a sus tiendas para capturar alguna tendencia, lo más rápido posible y a bajo coste) y del aumento constante de ropa comprada en el mundo y la correspondiente bajada de veces que una prenda se lleva (recomendamos este gráfico de la Ellen Macarthur Foundation), se detecta un cambio de tendencia en una franja de la población, con cada día más personas preocupadas por comprar local y ético. Le preguntamos a Ana si está de acuerdo: “¡Quiero creerlo! Pero todavía es marginal y muy minoritaria. La mayoría de la gente piensa sólo en el precio económico de una prenda y su deseo de tenerla, sin ir más allá. Creo que nos queda mucho, pero sí que existe esa tendencia concienciada.”

Bobinas hilo - Inku Atelier

Galería de fotos – clica para verlas en grande

Los vestidos de Ana, hechos a medidas, para el cuerpo de la novia y 100% a su gusto, oscilan entre 950€ y 1800€. “Intento que no sean precios lejanos para una novia de Barcelona”. Opinamos nosotros que son precios más que razonables para vestidos hechos enteramente a medidas, usando géneros de calidad, dedicando un total de 80 horas, citas y pruebas con la clienta incluidas. Y Ana lo hace todo con mucho cariño y detalle. “Aquí trabajamos cada uno de nuestros vestidos de forma artesanal, con una dedicación y entrega únicos,” declara Ana. “Tratamos cada pieza como una obra de arte” ¡Lo hemos vivido, podemos dar fe de ello!

El vestido de tus sueños

Prueba Vestido - Inku AtelierPues ya sabes. Si tienes una ocasión especial que celebrar, no dudes en contactar a Ana para concertar una cita. ¡Estará encantada hablar contigo y realizar el vestido o conjunto de tus sueños con la máxima profesionalidad!

Inku Atelier está situado en el barrio del Eixample Izquierdo, cerca del Parque Joan Miró:

Consell de Cent, 97
08015 Barcelona
93 015 70 40
Mov. 654 949 422
Google Maps
TMB: Rocafort / Tarragona

Puedes pedir cita previa vía su página web.

¡Y puedes echar un vistazo a la cuenta de Instagram de Inku!